Retirada de atención Sanitaria gratuita a los inmigrantes ilegales en España: La crisis obliga a elegir.

 

El asunto tiene una cara y una cruz. Es práctica habitual que las personas que solicitan atención Médica y no pertenecen al sistema Europeo, paguen la consulta, que le es reintegrada completamente en su País de origen mediante la presentación de la factura correspondiente. Esto, en mis años de práctica lo he visto millares de veces.

Por otra parte, el derecho a los cuidados de Salud, que comienzan con provisión de alimentos y condiciones adecuadas de vida. El derecho a una vivienda digna también está recogido en nuestra Carta Magna.

Nuestro País se encuentra en una situación de menoscabo económico, que tiene como consecuencia el deterioro de los Servicios de Salud prestados a los contribuyentes.
El colectivo al que hace referencia la Ley, no coopera a la sustentación de la precaria situación económica.

El Médico, como Médico, tiene el deber poner sus conocimientos a disposición de aquellas personas cuya situación haga prever que se encuentra en riesgo de muerte o daños graves.

El Médico, como Médico, tiene el derecho a unos Laudos correspondientes a los actos practicados.

El Médico del Sistema Nacional de Salud es un empleado de una empresa que le retribuye algo de dinero (llamarle sueldo es cinismo) a cambio de prestar sus Servicios a la Empresa.

De llegar una persona ajena a nuestro sistema de salud a una Unidad Pública solicitando atención especializada, antes del Decreto, lo coherente sería, a la terminación de la prestación del Servicio, solicitar el pago correspondiente, informándole de que sólo tiene que ir a su país o representación Diplomática y mostrar la factura que el País anfitrión (España) le ha entregado contra el pago de la cantidad final, para que le sea reintegrada esta cantidad.

De declararse esta persona como no poseedora de documentación, y no poder pagar, las Fuerzas de Seguridad del Estado deberán garantizar que esta persona, en situación de indefensión, deberá escoltar a su domicilio a la víctima, y una vez allí, proceder a los trámites necesarios para su identificación, eventualmente facilitando los datos de su documetación a la Institución que aguarda la amortización de esa deuda, que puede ser por ejemplo, el montante equivalente a una implantación de Marcapasos, que no podrá ser realizada sobre la persona a que estaba originalmente destinado, y que probablemente acabará recurriendo a la Sanidad Privada, que no aceptará a este contribuyente por más que insista que su Marcapasos se lo ha “llevado ” otra persona, pero que se lo van a pagar.

Volviendo al protocolo de identificación, si la persona que ha recibido asistencia Médica no tiene documentación como una Visa o un contrato de trabajo, con su Seguridad Social correspondiente, estamos ante la figura de un “ilegal alien” , o más cariñosamente, una persona sin DERECHO a residir en nuestro país. Deberá ser puesta inmediatamente a disposición de las entidades correspondientes, manteniendo hasta la salida de nuestro territorio, una estricta observancia y respeto de sus derechos como persona.

Por otra parte, un Médico que alegando cuestiones éticas se comprometa a atender a una persona en contra de lo estipulado por la Ley, se puede encontrar en una situación absurda: dado que la responsabilidad por el atendimiento ha sido asumida por una persona individual haciendo uso de su buena fe, los costes asociados al tratamiento de esta persona le pueden ser imputados al benefactor que asume el tratamiento.

De no atender a una persona sin señales evidentes de gravedad alegando motivos legales y la persona fallecer, a nivel Deontológico y personal, se encontrará en una situación culposa.
Resultará de gran utilidad saber quien asume los costes derivados del tratamiento de estas personas, pues serán ellas los responsables a nivel civil de los costes ocasionados por la atención Médica, tan simple como tomar la tensión, o tan grave como tratar un Infarto de miocardio.

Personalmente, de Encontrarme en el lugar de un Médico de Guardia o Jefe de Guardia, al enfrentarme a una situación de esta naturaleza, consultaría a la Dirección Médica, exponiendo mi punto de vista, siguiendo sus indicaciones.

Anuncios

Tu opinión es la que da vida a los pensamientos de los demás.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s