Charrán que lloran tus alas

Charrán que vuelas sin rumbo
para quedar prendido del cielo
sin tomar agua ni viento
Tus quedas e inmóviles alas,
compañeras de tu soledad profunda
apenas les dejas mecerse,
pues con ello te dirigen
al final de los finales
al que todos terminamos
sin querer o procurando
al barquero que lleva al Hades.
Charrán el hombre, charrán el ave
que diferencia quedará
cuando llegue el día clave.
Con ripios e improvisados
escalones de cadencia,
pues rima tiene poca,
se presenta esta cabeza loca.
Internista de profesión,
con espíritu de Médico
con alma de sanador
y en su interior, romancero
Un abrazo

Javier 
Anuncios

Tu opinión es la que da vida a los pensamientos de los demás.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s